Buscar
  • Jorge Bidondo

Ayur Yoga Vital y Asma

El Yoga Vital por sus características terapéuticas se ha convertido hoy en día, en Occidente, en un importante aporte a los tratamientos para revertir y atenuar el asma. Las crisis se producen generalmente como una reacción química frente a agentes externos. Las circunstancias afectivas o emocionales son un factor de principal importancia en el equilibrio psico-emocional de quien las sufre.

La educación en la respiración y la relajación, junto al desarrollo de una mayor conciencia corporal y mejor concentración que ofrece el Ayur Yoga Vital, posibilitan una actitud más serena y segura en la persona afectada.



Otros de los beneficios que aporta el Yoga Vital son:

  • La histamina del sistema respiratorio aumenta

  • Los pulmones eliminan la mucosa acumulada en ellos

  • Se aprende a usar mejor los pulmones por la ejercitación de la respiración completa

  • La tensión de los músculos del pecho disminuye, por lo que éstos se relajan

  • Se desbloquea energéticamente el cuerpo y suben los niveles de energía

  • El cuerpo y la mente entran en un estado de calma y armonía

  • Se gana lentamente maestría en el manejo de los reflejos de los nervios involuntarios

  • Esto, como consecuencia, reduce la hiperactividad los nervios parasimpáticos

  • El Yoga vital también puede ayudar durante un ataque de asma, ya que incrementa la capacidad de relajarse, de controlar la respiración, con lo que se reduce la sensación de pánico.


Posturas

Las más beneficiosas para quienes sufren asma son: los ejercicios terapéuticos, triángulos o trikonasanas, cobra o bhujangasana, arco o dhanurasana, pelviana invertida o viparita karani mudra, la vela o sarvangasana, el pez o matsyasana, pelviana supina, torsión o ardha matsyendrasana.


Ejercicios respiratorios

Son sumamente beneficiosos, pues afectan profundamente al aparato respiratorio. Respirando por partes aprendemos a descubrir la real dimensión de nuestros pulmones. La respiración potente –bastrika- estimula los tejidos del pulmón, relaja los músculos del pecho y energiza todo el organismo.


Respiración por partes o secciones

La mejor posición para realizarla es la postura del niño, recostado sobre una colchoneta, con las piernas flexionadas y los pies apoyados en el suelo. Tratando de mantener el cuerpo lo más relajado posible, apoyamos ambas palmas sobre el abdomen. Al inhalar percibimos cómo llevamos el aire con exclusividad hacia la parte baja del pulmón; entonces notaremos que el vientre se expande como un globo. Al exhalar, también por la nariz, se contrae. Se repite cinco veces, manteniendo el pecho, los hombros y los brazos relajados, y la mente fija en el ir y venir de la respiración.

Luego colocamos las palmas de ambas manos sobre las costillas, entre el pecho y el ombligo. Inhalando, llevamos el aire a la zona del cuerpo donde tenemos apoyadas las manos; se expanden las costillas hacia arriba y afuera y, al exhalar, se contraen, se aflojan. La mente va siguiendo y dirigiendo la respiración. Se repite cinco veces.

Por último, apoyamos ambas manos entre el pecho y las clavículas; inhalando llevamos el aire a esa parte de nuestro cuerpo, que se expande y que, al exhalar, se contrae. Se repite cinco veces.


Respiración potente – bastrika

Al inhalar llevamos el aire hacia la parte baja del pulmón; al exhalar, el abdomen se contrae. Este movimiento debe hacerse rápidamente, con energía y con ritmo. Se repiten dos series de veinte respiraciones cada una.


Respiración alternada

Elevamos la mano derecha a la altura de la nariz; apoyamos las yemas de los dedos mayor e índice a la altura del entrecejo; con el dedo pulgar tapamos la fosa nasal derecha; nos quedan libres el meñique y anular, los que utilizaremos para tapar cuando necesitemos la fosa nasal izquierda. Inhalamos por la fosa nasal izquierda, tapamos dicha fosa nasal y exhalamos por la derecha; inhalamos por la derecha, tapamos esa fosa y exhalamos por la izquierda. Así completamos una vuelta. Se repiten dos series de cinco veces cada una. Terminamos exhalando por la fosa nasal derecha. Otra forma de colocar la mano es plegando los dedos mayor e índice contra la palma, en vishnu mudra, en vez de apoyarlos sobre el entrecejo.


Los yoguis recomiendan, en caso de un ataque de asma, recostarse sobre una cama con las piernas colgando desde las rodillas hacia el piso, sin almohada, con los brazos estirados a ambos lados de la cabeza, e inhalar con fuerza y exhalar por la boca. Se debe practicar esta respiración varias veces, descansar y volverla a repetir. Luego hay que seguir con la respiración completa, tratando de llenar la parte baja, media y alta del pulmón. También es bueno tomar un vaso de agua tibia cada quince minutos mientras duren los espasmos.



El yoga vital utiliza innumerables técnicas respiratorias con distintos objetivos, pero requieren de la guía de un docente capacitado en esa especialidad.

En síntesis, la función principal del Yoga es restablecer la paz. La paz no es la que se logra en ausencia de situaciones conflictivas; la verdadera paz es la que se logra mantener aun en medio de los conflictos.


Shree Dev Hansa Nath Maharaj

Jorge Bidondo

55 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo